Portada del sitio > Hemeroteca > Un Diminuto Lapicito [26/10/09]

Arnold August, Mondialisation
25 de octubre de 2009

Un Diminuto Lapicito [26/10/09]

Lunes 26 de octubre de 2009, por Redacción

Esperando su nueva sentencia en una cárcel de Miami, Antonio Guerrero, uno de los Cinco Cubanos, escribió un poema describiendo lo que ve, oye, y siente durante la semana que pasó en el “hueco”. Antonio escribe al describir su rutina: “otra vez diminuto lapicito”. Con este diminuto lapicito “otorgado” por las autoridades de la prisión de vez en cuando, la voz de Tony, y la de los otros Cuatro Cubanos, llega a millones de personas alrededor del mundo: jefes de estado, personalidades y organizaciones internacionales, y gente de todo tipo quienes crecientemente están descubriendo la verdad sobre este caso.

Sus escritos y pinturas muestran que es un hombre de profundas convicciones, honesto, transparente, pacífico y sensible ante los problemas del pueblo, aún anteponiendo esa preocupación a las propias condiciones intolerables bajo las cuales ha estado sufriendo por más de once años.

Además de todas las pruebas y argumentos irrefutables presentados por Leonard Weinglass, su abogado brillante y persistente, todas las personalidades políticas y legales de Cuba y el resto del mundo, los productos de este diminuto lapicito son la majestuosa condenación a las mentiras y desinformación que en contra de Tony son usadas por el sistema legal y político de los Estados Unidos.

Las autoridades de los Estados Unidos hace once años hicieron pasar a los Cinco Cubanos por una farsa de juicio y usando los mismos subterfugios los han mantenido en penitenciarías por todo este tiempo, mayormente en el “hueco” o bajo encierro (lock-down); en un par de ocasiones privándolos del derecho a recibir la visita de sus respectivas esposas. El resultado de llevar este diminuto lapicito al papel en forma de un poema simple pero profundo y de otros escritos, muestra que son inocentes. Aquí tenemos frente a nosotros a hombres cultos que persisten en defender convicciones personales y políticas enfocadas en oponerse a las actividades terroristas en contra de su pueblo y organizadas desde el sur de Florida, como ser Miami. No son espías. No han puesto en peligro en modo alguno la seguridad de los Estados Unidos.

Tony describe con este diminuto lapicito el confinamiento de su celda. Así también pinta con profunda perspicacia un poético retrato del mundo exterior (Miami) al cual observa desde la ventana del “hueco” donde lo han tenido. ¡Las calles de Miami que rodean a la cárcel! Este es el Miami donde un verdadero terrorista, Luis Posada Carriles camina por sus calles, a pesar de ser responsable por la explosión en pleno vuelo de un avión de Cubana de Aviación que despegaba de la costa de Barbados matando a 73 personas inocentes. Las calles de Miami son anfitrionas de este terrorista protegido por Washington quien es también responsable por la muerte en un hotel de la Habana, de un ciudadano ítalo-canadiense, Fabio Di Celmo, como parte de la política de los Estados Unidos de trastornar la industria cubana de turismo.

El poema de Tony, el cual revela su humanismo y la crueldad de su confinamiento, como así la de los otros cuatro, representa una poderosa apelación al presidente Obama a que use su privilegio constitucional de emitir perdones para así dejar en libertad inmediatamente a los Cinco Cubanos. Hay muchos eventos e incidentes en la historia de un país como los Estados Unidos y de un individuo como el presidente Obama. No obstante el destino de los Cinco Cubanos probará si la promesa de cambio es o no sincera. Nadie puede mirar al mundo seriamente y con expresión honesta diciendo que hay cambio cuando cinco hombres inocentes, cuyo único crimen es oponerse al terrorismo, permanecen en la cárcel. Nadie puede hablar de oponerse al terrorismo cuando se niega en cumplir la demanda de Venezuela de extraditar a Carriles para así enjuiciarlo. Tony tiene un diminuto lapicito. El presidente Obama tiene un bolígrafo a su alcance. Puede usarlo y con un trazo de su bolígrafo conceder ya la libertad a los Cinco Cubanos. Mientras que Obama no lo haga el diminuto lapicito continuará reverberando desde la celda hacia todo el mundo, las palabras de Tony desparramándose a todos los rincones del planeta, inclusive los Estados Unidos, con la ayuda de los partidarios de los Cinco Cubanos.

Arnold August vive en Montreal y es miembro del Comité Internacional por la Libertad de los Cinco Cubanos y del Comité Fabio Di Celmo pour les 5 de la Table de Concertation de Solidarité Québec-Cuba.

- Articles de Arnold August publiés par Mondialisation.ca.

- Fuente: Mondialisation.