Portada del sitio > Global > "Mata, mata a esa chola" (Perú: Racismo y sexismo, —además de corrupción y (...)

Rosa Montalvo Reinoso, NoticiasSER.pe, 30 junio 2011

"Mata, mata a esa chola" (Perú: Racismo y sexismo, —además de corrupción y narcotráfico—, legado de Alán García y el aprismo, en la provocadora y asesina represión de la protesta social e indígena contra la contaminación de la cuenca del lago Titicaca)

Documentos: Mamá Huaco / Explotación infrahumana y contaminación por minería del oro en Puno / La herencia aprista

Jueves 7 de julio de 2011, por Redacción

La que está con huaraca, la que está con huaraca, mata, mata, mátala a la chola de mierda [1], gritan reiteradas veces un grupo de policías que intentan detener la toma del aeropuerto de Juliaca por un grupo de pobladores en su mayoría venidos de la provincia de Azángaro. Habían llegado a esa localidad para protestar por la contaminación de la cuenca del río Ramis, un problema que viene arrastrándose desde hace más de 10 años y que, pese a las continuas demandas de la población azangarina, no ha tenido respuesta. “Mata, a la chola, mata a la chola” sigue ordenando el que parecería ser el oficial de la DINOES. Dice el diario La Primera que los policías habrían recibido la orden de matar si se intentaba ingresar al aeropuerto [2] lo cual de hecho hicieron, muriendo seis personas en este enfrentamiento. En otro video podemos escuchar claramente a otro policía ordenar “métele bala en la cabeza [3], como corroborando lo afirmado por el diario.

- Pero nos preguntamos: ¿Por qué en este caso se priorizaba matar a la chola? ¿Qué miedos ancestrales se les movilizaron a los policías? ¿Temerían acaso la furia de la mujer guerrera? Quizá vieron en la mujer indígena con huaraca en mano ―el arma letal según el ministro del Interior― a su antecesora, Mamá Huaco, que con su experticia en el manejo de la boleadora les abriría el pecho para extirparles el bofe como cuentan los cronistas.

No creo que los policías tengan referencias sobre el rol que han tenido desde el inicio de los tiempos las mujeres indígenas, especialmente de Puno y Cusco, en las luchas por la liberación de sus pueblos, por mejorar las condiciones de vida, por vivir, sobrevivir, por tener derechos o también en la conquista. Lo que se expresa en esta intención de matar a la “chola” primero es el profundo racismo y sexismo que está impregnado en los servidores públicos y en las instituciones del Estado. No podemos dejar de retraernos a los tiempos del conflicto armado interno en donde el apelativo despectivo de chola, india, ignorante o sucia estuvo presente en las torturas y violaciones sexuales a las mujeres. Han pasado muchos años desde que terminó el conflicto armado interno y no ha desaparecido esta pulsión tanática que se activa frente a las mujeres que desafían el orden de género instaurado, rompen con el mandato social para ellas y no se quedan en su casa o usando su huaraca en el pastoreo de sus animales, sino en la protesta pública. Es que, como lo señala Gabriela Castellanos, el sexismo es aquel “complejo sistema de ideas, discursos y actitudes que hacen más fácil, ideológica y jurídicamente hablando, matar a una mujer que matar a un hombre, negarle sus derechos a ella que a él (cuando ella y él están en igualdad de condiciones de clase y de raza) [4].

- Doña Petronila Coa Huanta fue la única mujer dentro de los seis muertos en estos enfrentamientos. Cuando salió de su casa, seguramente no pensó que dejaría en la lucha por vivir su propia vida. Salió para volver a gritar con los miles de otros pobladores y pobladoras que su agua seguía contaminada, que sus animales morían, que ellas también estaban enfermando. Y es que el río Grande (Río Carabaya), que nace en el distrito de Ananea, sigue su recorrido para convertirse en el Azángaro y al encontrarse con el Ayaviri forma el Ramis, que llega finalmente al Lago Titicaca, está contaminado por los relaves que vienen de las minas informales de arriba desde los campamentos de La Rinconada, Cerro Lunar y Ancoccala [5]. Los sólidos en suspensión que llegan a la cuenca del Río Ramis generan la turbidez del agua, impidiendo que los rayos solares lleguen al fondo del río e imposibilitando el desarrollo de plancton y otras plantas acuáticas.

(mapa Agenda Puno).

Ya en los ríos no hay sapos ni ranas que regulen la agricultura y anuncien la llegada de la lluvia, la mejor buena nueva para las y los agricultores, no, no tienen cómo vivir en esas aguas. La reducción de las posibilidades de vivir de lo que producen o de la crianza de los animales implicará que las familias campesinas tengan que buscar otras salidas, generalmente asociadas a la migración del hombre a las capitales de provincia o fuera de la región.

Serán las mujeres las que deberán quedarse a cargo de la tierra y de los animales, lo que hace que ellas sientan con más intensidad los efectos de esta contaminación, frente a la posibilidad de que todo lo que conocen y que forma parte de su mundo sea desestructurado. En sus testimonios, ellas hablan de múltiples enfermedades que están sufriendo los niños y niñas, y la palabra cáncer como un fantasma se yergue permanentemente en sus relatos, evidenciando el temor que tienen ante el impacto de la contaminación en sus vidas.

Si tomamos en cuenta lo que señala Carmen Feijoo en relación a que en poblaciones populares pobres las dimensiones subjetivas de la pobreza, si bien no son la causa de la misma, “con frecuencia éstas actúan como factores que profundizan y empeoran las condiciones objetivas de vida [6], podremos imaginar la angustia que viven las mujeres indígenas campesinas de Azángaro.

La pobreza que se acrecienta con la contaminación se convierte en un círculo vicioso, pues algunas familias terminan viendo como salida irse arriba al cerro de donde baja la contaminación para sobrevivir. Allí llegan a otro círculo del infierno, especialmente para las mujeres. “Soy María y trabajo en el “pallaqueo” en la Mina de La Rinconada. Llegué aquí hace 10 años. Nos vinimos con mi esposo y mis tres hijos desde Azángaro porque no había mucha cosecha en nuestra chacra y mi esposo ganaba muy poco trabajando como triciclero. Teníamos muchas necesidades [7].

Pallaquear viene de pallay, que en quechua significa elegir, escoger, y es lo que hacen en las peores condiciones las mujeres acompañadas muchas veces de sus hijos e hijas pequeños y de algunos hombres que ya no pueden entrar a los socavones en el caso de La Rinconada.

Las mujeres, que por el mito existente no pueden entrar a las minas, pues dicen que ahuyentan los minerales, recogen el desmonte del minado, lo lavan y lo muelen en batanes, usando grandes cantidades de mercurio, y ahí en el mercurio, en el frío implacable, en los derrumbes o en la molienda, van dejando la vida, como Felicia Ccama Quispe y Francisca Mamani Madani en marzo del 2007.

Sólo una pequeña nota en la prensa daba cuenta de estas muertes, pues esas son vidas y muertes que apenas cuentan en el país, ya que ellas, al igual que Petronila Coa Huanta, son las mujeres invisibles, que no merecen ser noticia. Estas tres mujeres encontradas en la pobreza y en la muerte, que no podrán ya hablar y que quizá nunca pudieron escribir para enviarnos un mensaje que ayude a conocer y entender lo que están viviendo, son un reflejo de lo que viven miles y miles de mujeres en Puno, cuyas historias, vivencias, cuyos dolores y luchas apenas conocemos.

En estos tiempos en que los sucesos de Puno se discuten tan asiduamente en la prensa en Lima y en que se intenta posicionar imágenes de los sectores de la población movilizados, aymaras y quechuas, como violentistas, bárbaros, promotores del retraso, ciudadanos y ciudadanas de menor jerarquía y prescindibles, por lo que es más fácil decidir apuntar el arma y disparar, vale detenernos y acercarnos a conocer estas realidades, lo que viven, temen y proponen, conocer la historia de un pueblo que desde hace más de un siglo envía a Lima mensajeros con sus memoriales para contar lo que les pasa y exigir la atención de las autoridades.

Soy un desgraciado, soy el presidente del Perú y no puedo comprender a mis conciudadanos,” dijo Eduardo López Romaña cuando los mensajeros de Santa Rosa se presentaron ante él, hablándole en aymara allá por 1901 [8]. Luego de un siglo, la incomprensión y la falta de respuesta a las demandas y múltiples problemáticas de Puno continúan, sólo que a diferencia de ese tiempo, el presidente actual ya no se lamenta de no comprenderlos. Al contrario, para él, son parte de los que considera despectivamente los perros del hortelano.

¿Cuántas muertes más de hombres y mujeres agricultores que ven cómo se deteriora su tierra y mueren sus animales, y de hombres y mujeres que van dejando su vida en el duro trabajo que realizan en la minería informal sin derechos, sin garantías de ningún tipo, tendremos que contar para que realmente se atiendan las problemáticas de Puno?

Finalmente cabe preguntarnos qué clase de formación se está dando a quienes son los encargados de protegernos, cuando tan fácilmente pueden ordenar “matar cholas”. ¿Podremos sentirnos seguras las mujeres al escuchar estas expresiones y ver que se aplican?.

Además: El legado de Alan García:

* El legado de Alan García y una prensa que dijo temer, Sebastián Lacunza / Buenos Aires, La Tecla Asustada, 30-06-2011.

*A la cárcel por sus muertos expresidente peruano Alan Garcia y sus ministros. Alan García con el propósito de desestabilizar al país a pocas semanas del gobierno de Gana Perú y del Presidente Ollanta Humala Tasso ordena matar en Puno, Alerta Roja, 29-06-2011.

*El legado de Alan García y los dos rostros del Perú, David Valdez E., Davo La Mula.pe, abril 2011.

*El legado de Alán García: “La Era de los Faenones. El gobierno actual se ha caracterizado por su vinculación constante con la corrupción y por la escandalosa entrega de los recursos naturales a los capitales extranjeros”, Malcolmallison La Mula.pe, 07-02-2011.

*Parte de “El legado” de Alan García es minimizar la prevención ambiental y social, Cinabrio, 24-01-2011.

*El otro legado que deja Alan García. Al igual que en 1990, el actual presidente dejará otro ‘boom’ de la droga: primer exportador mundial y, quizá, primer productor, Daniel Yovera, Perú 21, 29-12-2010.

*Alan García: Un legado de claros económicos y oscuros sociales, Nación Cl, 10-04-2011.

(7 de julio de 2011)


[1Enfrentamiento en aeropuerto de Juliaca

Subido por enlacenacional el 24/06/2011

[2- La Primera, 28 de junio del 2011

Policía tenía órdenes de matar a manifestantes

La orden de disparar a matar a los manifestantes de Azángaro que ocuparon la pista de aterrizaje del aeropuerto Manco Cápac de Juliaca, habría quedado registrada con las voces de los efectivos policiales, encargados de la custodia, que exhortaban a esta acción, en un video colgado y difundido en Youtube, sobre los luctuosos sucesos del viernes 24 de junio, que se saldó con seis muertes.

En el referido video se aprecia claramente imágenes de la pista de aterrizaje, prácticamente ocupada por manifestantes de Azángaro, que corren presurosos para ponerse a resguardo de una violenta carga policial combinada de bombas lacrimógenas y bala a discreción.

En medio de la refriega, se entremezclan los gritos de los azangarinos con los de efectivos policiales que pugnaban por expulsarlos del lugar. Y, en un determinado momento, se escucha claramente cómo una voz exige, con groserías de por medio, asesinar a una de las pobladoras que había invadido el área de aterrizaje.

Vuelvan a su punto … Recupérenlo (la pista de aterrizaje tomada) … A la que está con huaraca (honda), a la que está con huaraca … ¡Mátala a esa chola de mierda, mátala, mátala! … ¡Mátala a esa chola de mierda, mátala! … ¡Oye, ahí nomás!, ¡ahí nomás!”, registra la grabación a partir del segundo 50, aproximadamente, de lo que sería la desaforada voz de un oficial de la Dinoes.

Este oficial, uno de los que habría estado al mando de los efectivos encargados de la custodia del terminal aéreo, fue el que prácticamente clamaba porque se cumpliese, a cabalidad y rajatabla, la orden de asesinar a una de las manifestantes que las imágenes muestran corriendo por la pista de aterrizaje.

Precisamente, entre los fallecidos por la matanza desatada por la fuerza policial de la Dinoes figura el nombre de Petronila Coa Huanca, la única mujer de los seis caídos, coincidentemente abatida de un impacto de bala en la parte superior del abdomen.

El analista político Eduardo Toche manifestó a La Primera que este material fílmico es un importante elemento que permite ir acumulando indicios sobre posibles responsabilidades penales en la cadena de mando que va desde el responsable policial del terminal aéreo hasta el propio presidente Alan García, pasando por el titular del Interior, Miguel Hidalgo, y la primera ministra, Rosario Fernández.

Ya estamos viendo (en el video) algunos indicios que pueden determinar la conducta de este policía que, a su vez, habría obedecido la orden de obrar de esa forma”, subrayó.

En ese sentido, Toche recalcó que el referido oficial no habría podido actuar al margen de la Ley, sino fuese bajo directivas emanadas de instancias superiores. “Este oficial tuvo la conducta de ‘ordenar’ la eliminación de los revoltosos, y disparar a sus zonas vitales, cuando no era el procedimiento que se debe utilizar, en caso de encontrarse en situaciones extremas”, remarcó.

Eduardo Toche dijo también que otro hecho que puede determinar una denuncia penal en contra del mandatario García, es su conducta política negligente y dolosa en el tratamiento de los conflictos sociales en su segundo mandato, la cual consistió en tornarlos innegociables para, luego, enfrentarlos con extrema violencia y a balazos.

Javier Soto

Redacción

[3Masacre policial de Dinoes en Juliaca nº 2

Subido por ORLANDORAMOS1 el 25/06/2011

Efectivos de la policía gritan a viva voz meter balazo a la cabeza a pobladores de Azángaro ...

[4Gabriela Castellanos: “Aproximaciones a la articulación entre el sexismo y el racismo”, Nómadas nº 6: Género: balance y discursos, abril de 1997, Medellín, Colombia.

[5Más información

- "Estudio Sociolaboral en los centros poblados de La Rinconada y Cerro Lunar, Puno - Programa para la prevención y eliminación progresiva del trabajo infantil en la minería artesanal de oro en Sudamérica", Federico Gamarra Chilmaza y Gonzalo Rivera Talavera, IPEC - OIT, Lima, marzo 2005.

- "Proyecto de Investigación sobre Formalización de la Minería en Pequeña Escala (MPE) en América Latina y el Caribe. IIPM IDRC: Análisis de experiencias en Perú", María Kathia Romero, Víctor Hugo Pachas, Gustavo Zambrano y Yerson Guarniz, CooperAcción Acción Solidaria para el Desarrollo, Perú, Lima, agosto 2005.

- "La Minería Artesanal e Informal en el Perú", Juana R. Kuramoto, GRADE, iied, World Business Council for Sustainable Development, MMSD nº 82, September 2001.

[6Citada en De la Paz López, María y Salles, Vania (coord.): Conceptos y caracterizaciones: antecedentes para la acción, INDESOL / COLMEX / UNIFEM, Mexico, 1998.

[7- Testimonios de mujeres pallaqueras de La Rinconada:

Testimonios

* LOS NIÑOS Y NIÑAS

Este es el testimonio de niños y niñas de La Rinconada que viven a 5.400 metros sobre el mar.

TODAS LAS NIÑAS SOMOS IGUALES

Anoche tuve un sueño

que era muy bonito.

Soñé que todos juntos jugamos a la ronda:

mis padres, mis hermanos y amigas de la comunidad.

El corazón es uno en hombres y mujeres:

sentimos y pensamos,

creamos y vivimos,

si somos así de iguales,

¿por qué entonces hacemos tan grandes diferencias?

Hay niños que no estudian

porque tienen que trabajar.

Hay niñas que trabajan

para poder ir a la escuela.

Otros casi no pueden descansar

ni sonríen …

Algunos, sin embargo, tienen todo.

Quiero que se haga realidad mi sueño:

que grandes y pequeños,

hombres y mujeres,

niños y niñas ...

TODOS SEAMOS IGUALES.

LOS NIÑOS SIEMPRE DEBEMOS ESTAR

PROTEGIDOS CON CALIDEZ

Cuando estas a mi lado

y me haces una caricia

siento que lo tengo todo.

Ni el frio de la nieve,

ni el hambre

me quitarán el calor humano que hay ahora dentro de mi.

Aunque la injusticia,

la exclusión

y la indiferencia

están matando a la humanidad

nada podrá conmigo …

PORQUE ESTAS A MI LADO

Y SIENTO TU CARIÑO.

* LAS MUJERES PALLAQUERAS

“Soy María y trabajo en el “pallaqueo” en la Mina de La Rinconada. Llegue aquí hace 10 años. Nos vinimos con mi esposo y mis tres hijos desde Azángaro porque no había mucha cosecha en nuestra chacra y mi esposo ganaba muy poco trabajando como triciclero. Teníamos muchas necesidades …

Recuerdo el día que decidimos cambiar nuestra suerte por consejo de algunos vecinos que nos dijeron que había oro en la Rinconada. Fue entonces cuando decidimos viajar allí. Pero cuando llegamos no había donde vivir. Tuvimos que hacer nuestro campamento todo de calamina porque es más barato, pero pasamos mucho frío pues estamos a una altura de 5,400 msm, al pie del nevado San Francisco, aquí vivimos.

Mi esposo trabajaba como obrero de un contratista para sacar oro. Trabajaba en dos turnos y le pagaban con el “cachorreo” por el trabajo del mes. Algunas veces tenía suerte, sacaba algo de oro y lo vendía. Pero otras veces no sacaba nada. De todos modos, para nosotros era igual, porque si sacaba algo, se iba a la cantina con sus compañeros y se lo tomaba todo. Y, cuando llegaba a la casa, borracho, me pegaba.

Un día se fue a la mina a trabajar estando todavía borracho, hubo un accidente y ahí murió. El contratista no me ha ayudado ni para el entierro ni nos ha pagado el “cachito” que le debía.

Yo siempre he trabajado “pallaqueando”, pero ahora tengo que trabajar más porque soy padre y madre de mis hijos. Todos los días voy a escoger y recoger rocas con chispas de oro a los botaderos de la bocamina. Tengo que recoger hasta 100 kilos de roca, después lo llevo al molino para moler y allí lo junto con mercurio. A veces saco de 1 a 2 gramos de oro y lo vendo a los acopiadores, pero ellos nos pagan poco. Tanto como trabajamos y sólo nos queda S/. 140.00 al mes para vivir.

Actualmente lo que más me preocupa son mis hijos. No los puedo hacer estudiar porque no hay plata. Mi hija ya trabaja conmigo y mi hijo también está trabajando como obrero en el socavón. Pero no quiero que ellos sufran como yo … si al menos pudiera sacar más “pallaqueando”!, o tejiendo el oro como dicen para hacer adornos o joyas! ... Creo que así nos pagarían más. Hasta ahora nadie nos ayuda, parece que esta es mi suerte. Si nadie nos ayuda, así nomás tendré que pasar mi vida”.

Pallaqueo: Término que deriva de la voz quechua “pallay”, que significa escoger, seleccionar para rescatar algo –que, en el caso de La Rinconada son las particulas de oro. Exactamente, esta actividad consiste en la separación manual de los desechos del mineral, arrojados en los botaderos de la mina de oro.

Cachorreo: Es el sistema de "pago" por el trabajo realizado en la mina, de común acuerdo entre el obrero minero y el contratísta. Este sistema hace que el trabajador obrero (minero artesanal) realice extracción del mineral para el contratista durante 26 días del mes, teniendo luego derecho a extraer mineral para sí mismo durante cuatro días (en algunos casos en forma colectiva). El resultado de estos cuatro días de trabajo constituye el "salario" de un mes de trabajo. Lógicamente, este sistema es un riesgo para el trabajador obrero, porque pueden transcurrir meses sin que nada obtenga para subsistir.

[8Citado en José Luis Renique: La Batalla por Puno, IEP / CEPES, 2004.