Portada del sitio > Global > Jesús Lezaun y la Defensa del Patrimonio Navarro: ¿qué dice la prensa escrita, (...)

Pedro Leoz Cabodevilla y Juan del Barrio
Plataforma por la Defensa del Patrimonio Navarro
21 enero 2010

Jesús Lezaun y la Defensa del Patrimonio Navarro: ¿qué dice la prensa escrita, especialmente en internet, sobre Jesús Lezaun? [25/01/10]

Martes 26 de enero de 2010, por Redacción

Jesús Lezaun (Arizala, 1925 - Iruñea 2010), en Navarra, apenas necesita presentación. Las semblanzas de sus 84 años de vida comenzaron a las horas de su fallecimiento, el pasado 15 de enero, y seguramente proseguirán. Con todo merecimiento, por cierto, pues los bien definidos rasgos de su rica personalidad no le permitieron pasar desapercibido, y su autoridad moral e intelectual de cristiano comprometido, como ciudadano y como Teólogo, fue ampliamente reconocida y, por supuesto, controvertida
 [1].

(Fotografías: miembros de la Plataforma por la Defensa del Patrimonio Navarro -en primer plano y a la izquierda, respectivamente, Jesús Lezaun- en la presentación en una librería de Pamplona-Iruñea de la obra Escándalo Monumental, el 24 de noviembre pasado.)

No obstante, su mejor y más completa semblanza, nos la había hecho ya el propio Jesús Lezaun pocos meses antes de su muerte –sin duda presentida- a través del trabajo de su amigo Cástor Olcoz (“Jesús Lezaun. La afonía de Ezequiel”, Ed. Txalaparta, mayo 2009) [2]. Por otra parte, un miembro de la Plataforma de Defensa del Patrimonio Navarro ya le glosó, a título personal, y derramó sobre el féretro de Jesús Lezaun sus íntimas y bien sentidas lágrimas ateas, lloradas con verbo recio, nítido, directo. Toda la Plataforma le debe a Lezaun más agradecimiento, memoria, cariño y respeto de lo que nuestras palabras alcanzan. Por ello –y a pesar de ello- Eskerrik asko, Jesús, bihotz bihotzetik!

Habitó Jesús Lezaun esta sufrida tierra suya y nuestra, durante unos años -¿y qué época no los ha tenido?- inequívocamente problemáticos en los dos ámbitos –“causas” decía él- que concitaron sus afanes, esperanzas y pasiones: el religioso-eclesiástico y el político. Así lo expresa él: “De una parte, la reforma total de la Iglesia – institución, mi amor y mi tormento; y de otra, la causa del pueblo vasco, tan macerado por todos, tan tardo, a veces” (obra citada, pág. 169).

Cuando alguna alteración de su buena salud general, le obligaba a una visita médica, le advertía al Doctor –para no perder tiempo en etiologías- que las causas de su padecimiento ya las tenía él mismo bien localizadas: la deriva de la Iglesia institucional, y su amada Euskal Herria. De ahí su “confieso que he sufrido”.

No es, pues, de extrañar, que al enterarse de la rapiña desplegada por el Arzobispado con las 1.087 inmatriculaciones de bienes inmuebles de todo tipo –no solo religiosos- clamase contra semejante expolio y aprestase su pluma para disipar, con la luz del Evangelio, las tinieblas de tan turbio proceder. Iglesia institucional y pueblo, sus dos pasiones vitales, lacerándole el corazón y ofendiendo a su lúcida mente: La primera, la Iglesia, en abierta contradicción con el Jesús evangélico; el otro, el pueblo, desposeído arteramente por aquélla de sus bienes patrimoniales. La gravedad del asunto era evidente y había que despertar conciencias inmediatamente.

No podéis servir a Dios y al dinero (Lc. 16, 13) tituló el artículo que figura en el libro publicado por la Plataforma de Defensa del Patrimonio Navarro, “Escándalo Monumental” (Ed. Altaffailla, nov. 2009). En un amplio recorrido de citas evangélicas, Lezaun hace resonar la voz de Jesús de Nazaret interpelando al Arzobispado de Iruñea. Pasajes evangélicos y doctrina de los Santos Padres en el Cristianismo primitivo, jalonan el mensaje profético, ignorado y, a la vez, vilipendiado en las inmatriculaciones. Denuncia, al mismo tiempo, el perjuicio de “un hecho a todas luces escandaloso que conmoverá a demasiadas conciencias y, sin duda, a muchas apartará de su fe, si no se remedia”. Por otra parte, Jesús Lezaun manifiesta el sinsentido de orden económico que supone tener que “sostener su inmenso tinglado inmobiliario”, ya que la Iglesia “no esperará ahora que la gente le vaya a ayudar”.

Finalmente, Jesús Lezaun hace una reflexión teológica: la de la Iglesia como Pueblo de Dios, según definición del Concilio Vaticano II que retomaba una denominación antigua, en búsqueda de una mayor actividad y participación de los fieles. No hubo forma. Contraviniendo principios establecidos por algún Santo Padre, el Papa Juan Pablo II corrigió o arrumbó esta definición del Concilio antes de que se desarrollase y diese frutos fecundos de apertura democrática eclesial, más en sintonía con el mundo actual “y no tan ajena y contrapuesta a él”. Se hubiera visto a unos fieles más participativos, más activos en la Iglesia, miembros del Pueblo de Dios. En cambio, añadimos nosotros, ahora esos fieles han sido ignorados, ninguneados y desposeídos de su patrimonio de toda la vida.

Desde la Plataforma, agradecemos la comprensión, el afecto, la doctrina, el apoyo y el ejemplo de Jesús Lezaun, en la Defensa del Patrimonio Navarro y te invitamos, lector, a sintonizar con sus propias palabras en el jugoso párrafo con que despide su artículo en el citado “Escándalo Monumental”:

«Quiera Dios que la querida Navarra lleve una vida plena de hermandad y solidaridad. Que nadie se atreva a arrebatar al Pueblo de Dios en Navarra lo que siempre ha considerado y cuidado como suyo. Que retrocedan de una vez todos lo rapiñadores de su ser, aunque se llamen obispos, y pretendan revestirse de unas hopalandas, que ni son sagradas, ni les pertenecen. Se impone a la Iglesia en Navarra una devolución de cosas que solo le pertenecen en cuanto Pueblo de Dios, y no de una extraña “sociedad perfecta” desnaturalizadora del ser de su pueblo, en cuanto cristiano y navarro. Atrás con cacicadas tan flagrantes, tan indignas, y, como he dicho, tan perjudiciales» [3].

Que te oigan, Jesús, los cielos y la tierra.



nabarralde2006 13 de diciembre de 2007 www.nabarralde.com: Tras el conocimiento de que la Iglesia Católica estaba escriturando como propios centenares de edificios religiosos, surgió la Plataforma de Defensa del Patrimonio de Navarra a mediados de este año. Está conformada por personas de diferentes ámbitos (sociales, políticos y profesionales) de Navarra que consideran que se trata de bienes públicos y, por lo tanto, propiedad única e indiscutible de los pueblos de Navarra. Entre las diferentes acciones llevadas a cabo por la Plataforma, se planteó a los ayuntamientos la necesidad de una estrategia cómun, que ha dado entre sus frutos la aprobación de una moción en las sesiones plenarias de varios ayuntamientos de Navarra.

nabarreria 28 de noviembre de 2007 Interviene Jose Mari Esparza: La Plataforma de Defensa del Patrimonio Navarro ha decidido trasladar a los ayuntamientos, concejos, Gobierno y Parlamento la necesidad de defender los bienes públicos frente a las privatizaciones de la Iglesia. Asamblea municipalista del día 15 de diciembre.


[1Como ejemplo de cuanto Leoz Cabodevilla y del Barrio afirman puede verse el documento preparado al efecto por Géminis Papeles de salud Jesús Lezaun en internet 25-01-2010 del que se extrae su introducción:

Aclaración a una búsqueda y mínima selección de referencias sobre Jesús Lezaun en la red

Se recogen un total de 28 referencias, las primeras de los listados que a fecha de 25 de enero de 2009, y en los días inmediatamente anteriores, han aparecido al buscar en internet por Jesús Lezaun, es decir, las que encontraría cualquier persona que en la red se hubiera interesado por el teólogo navarro que acaba de fallecer y por saber qué se decía en internet al respecto.

En primer lugar las que recogen dicha circunstancia, todas de euskal herria ---noticiasdenavarra 6 referencias, 2 de ellas elaboradas por dicho diario y 3 como cartas al director, además de un artículo inédito y póstumo del propio Lezaun; gara 3 referencias uno de ellos el único en euskara, nafarroan también 3, diariodenavarra 2, euskaria fundazioa 1, juventudes carlistas 1, herrieliza 1--- con las dos únicas salvedades españolas de intereconomia (que, a pesar de considerada como situada en la órbita de la extrema derecha sociológica, plasma la noticia de la muerte de Jesús Lezaun de la manera más aséptica posible y sin hacer comentario alguno que permita su encuadramiento o adscripción político-ideológica: de este cometido se encargan al unísono y sin excepción todos y cada uno de sus lectores, al menos en los comentarios publicados) y kaosenlared (que en esta ocasión sí cita la fuente de la que extrae la información).

Acto seguido se recoge la reseña de txalaparta cuando publicó La afonía de Ezequiel la entrevista que a Jesús Lezaun le hiciera Cástor Olcoz.

A la vez aparecen en internet, y así se recoge en esta selección que se quiere objetiva y representativa, 4 artículos sobre Jesús Lezaun, los 4 concebidos desde parámetros situados tanto objetiva como subjetivamente en las antípodas del país y la clase social a los que pertenecía y con los que Lezaun se ha identificado hasta su muerte: uno perteneciente a la jerarquía eclesiástica a la que tan certeramente una y otra vez fustigó; otro con la firma de Hermann Tertsch, el plumífero columnista anticomunista y nacionalista español de el país; y dos más que tampoco tienen desperdicio: de crónicas bárbaras -nunca mejor expresado- y de un funcionario que escribe desde alicante y encuadrable a la perfección en la socialdemocracia más recalcitrantemente española.

Con lo cual, se cubre aproximadamente el espectro existente en la realidad tanto de Euskal Herria como estatal española.

Además es posible acceder a través de las primeras páginas que se muestran en internet, al hacer la búsqueda citada al comienzo, a 3 artículos escritos por Jesús Lezaun, uno de gara, otro de gaztetxo cuya fuente es gara, y un tercero de nabarralde.

Se recoge asimismo la entrevista telefónica realizada por un periodista de elmundo.es a Jesús Lezaun el 29 de marzo de 2006, tras el comunicado en el que ETA declaraba un alto el fuego permanente que tantas expectativas abrió -y frustró un año después. Por último en documento .pdf se reproduce la Carta de Manuel de Irujo a Jesús Lezaun, de 22 de agosto de 1967 -conservada y puesta en la red por Euskomedia Kultura Topagunea euskomedia fundazioa-, de apoyo cuando Lezaun, rector del seminario de pamplona, fue criticado por Pérez Madrigal, en circunstancias y contexto que por desgracia nos resulta por completo desconocido.

Puede y quizás debería haberse hecho una recopilación de escritos de Jesús Lezaun, recurriendo a gara, diario de noticias, nafarroan … pero no era éste el objetivo sino comprobar al azar, si se quiere, y en un momento concreto y determinado qué hay accesible en internet sobre una persona representativa de la realidad y contradicciones de este país. Y, sinceramente, creemos que los datos obtenidos pueden ayudar a ver las posturas existentes aquí y ahora -o al menos comprobar qué se muestra y se dice en la red acerca del eufemísticamente denominado hasta no hace mucho tiempo, en Madrid, “problema vasco”.

[2En este documento en .pdf, obtenido “prestado” de la breve semblanza que Txalaparta editó con motivo de la presentación del libro a mediados del año pasado, puede leerse un fragmento -amplio, de 51 páginas- de "Jesús Lezaun La afonía de Ezequiel" Cástor Olcoz Txalaparta 1ª edición mayo 2009.

En el mismo sitio web de Txalaparta -a quien pertenece asimismo una de las dos fotografías que encabezan este escrito, remitido por la Plataforma por la Defensa del Patrimonio Navarro / Nafarroako Ondarearen Defentsarako Plataforma también se han “socializado” tres reseñas de prensa de junio 2009 sobre la propia presentación del libro, en los 3 diarios navarros:

- Gara de 23 junio 2009.

- De la misma fecha (23-06-09) una entrevista a Jesús Lezaun en Diario de Noticias.

- Y, una semana después, un artículo en Diario de Navarra.

[3Quien esté interesad@, puede leer el artículo escrito por Jesús Lezaun “Jesús: No podéis servir a Dios y al dinero” en el capítulo 5 -"Nuevo Testamento: El debate ético y moral"- páginas 231-236 de Escándalo Monumental La privatización de las iglesias, ermitas, casas, tierras y otros bienes públicos de Navarra . O, mejor aún, si puede, adquirir el magnífico volumen realizado en “auzolan” por la Plataforma, con cuyos beneficios si los hay se deben sufragar en parte los cuantiosos gastos derivados de la Defensa del Patrimonio Navarro.