Portada del sitio > Global > Colombia: Paramilitares son los responsables por los más de 3.000 asesinatos (...)

Adital Colombia
11 de diciembre de 2009

Colombia: Paramilitares son los responsables por los más de 3.000 asesinatos de niños (as) [12/12/09]

Sábado 12 de diciembre de 2009, por Redacción

La violación a los derechos humanos [1] persiste en Colombia [2]. La situación es aún más grave en relación a los niños, niñas [3] y adolescentes colombianos. Eso es lo que indica el Tribunal Internacional sobre la Infancia afectada por la Guerra y la Pobreza, de la Misión Diplomática Internacional Humanitaria RWANDA 1994. De acuerdo con el Tribunal, los grupos paramilitares son los principales responsables de la violación a los derechos humanos de niños, niñas y adolescentes en Colombia. Según la denuncia del Tribunal, la situación de los derechos humanos en este país es la peor de toda América Latina // Ante la situación en Colombia, Honduras, Haití, Panamá, Costa Rica, Perú, ..., al leer el titular de las declaraciones de la secretaria de estado yankee [4] por un instante pareció que Barack Obama y su gobierno iba a ser mínimamente consecuente con la concesión y aceptación del nobel de la paz. Es evidente que es imposible: los genocidas lo son, y lo serán hasta que sean juzgados en la Corte Penal Internacional.

"Las ejecuciones extrajudiciales, la tortura [5], las desapariciones, destacándose la población infantil [6]
que siguió siendo víctima del conflicto armado en el 2009, en especial por el reclutamiento forzado de miles de niños y niñas, la toma de rehenes, el desplazamiento, homicidios, masacres [7], torturas, minas antipersonal y las consecuencias de las infracciones al derecho humanitario en contra de sus familias y comunidades
", ejemplifica.

El organismo considera que los grupos paramilitares son los responsables de los más de 3.000 asesinatos y mutilaciones de menores de edad en el país sudamericano. Violencia sexual, ocupación de bienes civiles -tales como casas y escuelas-, ejecuciones extrajudiciales y reclutamiento de niños y niñas son también algunas violaciones realizadas por esos grupos contra la sociedad colombiana.

"En lo urbano las bandas armadas reclutan menores todo el tiempo y lo que hay que preguntarse es quién está detrás de todo esto, a quiénes pertenecen y para quién trabajan estos grupos. La violencia contra la infancia en Colombia es muy alta, los grupos armados trabajan con ellos, a la vez que el conflicto social se profundizó y cada vez la idea de estar en la violencia como una vida de dinero y poder obtenido de manera fácil está más fortalecida", considera.

Además, la infancia colombiana aún se encuentra amenazada por la falta de seguridad alimentaria, nutricional y sanitaria. De acuerdo con el Tribunal, miles de niños/as menores de cinco años murieron en los últimos diez años por estas causas, lo que evidencia la exclusión social y el olvido a la infancia en este país.

"Finalmente, como Tribunal Internacional de Conciencia en defensa de la Infancia, llamamos a la comunidad internacional a denunciar estos Crímenes de Lesa Humanidad contra la Infancia Colombiana y llevar a los responsables paramilitares ante la Corte Penal Internacional, bajo el cargo de culpables de Crímenes contra la Humanidad y Genocidio contra la infancia  [8]", afirma Sergio Tapia, presidente del Tribunal.

- Fuente: Adital

- Más información sobre Colombia en herbogeminis.com: su papel -equivalente al de Israel en Medio Oriente- en el rediseño pretendido por Washington para el Cono sur americano y desorbitado gasto militar colombiano ¿frente a Brasil?, relación con el golpe en Honduras, las bases norteamericanas, narcotráfico, el expolio en la cuenca amazónica, reacondicionamiento de la doctrina Monroe, ...


[4tiempo (Honduras) / Associated France Press, 11 de diciembre de 2009

EEUU preocupado por líderes latinoamericanos que socavan democracia

Washington (AFP) La secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, lanzó este viernes un "firme llamado" a líderes de países latinoamericanos, entre los que nombró a Venezuela y Nicaragua, a "mantenerse en el camino de la democracia".


Manifestaciones inequívocas de la preocupación de Washington por la situación de Nicaragua y Venezuela son la «Contra» nicaragüense tras la lucha de liberación del FSLN contra el aliado USA Somoza y el golpe de estado en 2002 y la desestabilización permanente e intentos de magnicidio contra el régimen democrático de Hugo Chávez; en ambos casos la base de operaciones fue Honduras, razón última quizás del golpe de estado fascista de Micheletti-Lobo-Pentágono-Departamento de Estado USA: para poder seguir "manifestando" sus preocupaciones (fotografía: tiempohn)

A Estados Unidos le preocupan "líderes que son elegidos libre y legítimamente pero que luego de ser electos comienzan a socavar el orden constitucional y democrático, el sector privado, los derechos del pueblo de no ser hostigados y presionados", dijo Clinton.

"Es importante que emitamos un firme llamado a los pueblos y a sus líderes para realmente mantenerse en el camino de la democracia", indicó Clinton durante una sesión sobre diplomacia en el Departamento de Estado, enfocada en la relación de Estados Unidos y América Latina.

Clinton señaló que Washington ha manifestado con anterioridad su preocupación por la situación en países como Nicaragua y Venezuela. "Y las seguiremos manifestando", advirtió.

Todo líder electo debe cuidarse de "reforzar su poder y su posición y más bien respetar los derechos del pueblo que lo eligió y construir una democracia", dijo Clinton.

La democracia "no se trata de líderes individuales, es acerca de instituciones fuertes", señaló.

- Fuente: tiempohn.

[5INFORME ALTERNATIVO sobre la tortura en Colombia 2.009

Jueves, 10 de Diciembre de 2009 06:51

El presente informe analiza la situación de la tortura en Colombia, después del último examen al que fue sometido el Estado, por el Comité contra la Tortura de Naciones Unidas, en noviembre de 2003. Este documento contiene información que permite evidenciar que Colombia ha incumplido con las obligaciones derivadas de la Convención contra la Tortura de NNUU, y con la implementación de las recomendaciones formuladas por el Comité en 2003. Es urgente que el Comité, en el marco de su análisis, reitere las recomendaciones previas hechas al Estado colombiano.

La práctica de la tortura en Colombia es de carácter sistemático y generalizado. Esta realidad se presenta en el Capítulo I, en el que se estudian datos cuantitativos y algunos patrones de acción, a través de los cuales se demuestra dicha afirmación. Con la tortura se afecta a diversos sectores y poblaciones en especial situación de vulnerabilidad, como son: las mujeres, las niñas y niños, la población carcelaria, el sector campesino, sindicalistas, estudiantes, activistas sociales y políticos, entre otros. Así, a pesar de que la normatividad interna prohíbe y sanciona el uso de la tortura, en la práctica estos hechos se siguen registrando por parte de todos los grupos que participan en el conflicto armado interno.

Con un incremento importante, en el período reciente, de los casos en los que se atribuye la responsabilidad a la fuerza pública directamente. Las personas que se encuentran en prisión, siguen siendo víctimas permanentes de tortura y tratos crueles, inhumanos y degradantes. El Capítulo II de este documento, demuestra que el Estado colombiano sigue vulnerando la Convención contra la Tortura, a través de la violación sistemática de los derechos de la población carcelaria.

Esta grave situación se ve acompañada de un preocupante marco de impunidad de estos crímenes, que será abordada en el Capítulo III, pues a pesar de que el delito de tortura está tipificado por la legislación nacional desde hace cerca de 30 años, son escasas las sanciones por este crimen. Esta realidad se ve afectada por el conocimiento recurrente de la justicia penal militar de casos constitutivos de tortura, abusando de su competencia restrictiva.

Recientemente, este marco de impunidad ha sido agravado por la aplicación de la ley 975 de 2005 procedimiento en el que se ha invisibilizando la práctica sistemática de la tortura y la violencia sexual por parte de los grupos paramilitares vulnerándose a su vez los derechos de las víctimas de este crimen a la verdad, la justicia y la reparación integral.

Es grave destacar que nos encontramos en un contexto de vulneración de los derechos de las víctimas de violaciones de derechos humanos. En particular por la actitud constante del Gobierno de promover medidas que no garantizan los derechos de las víctimas, imponiendo situaciones de discriminación en contra de las víctimas de crímenes de Estado, y obstaculizando la adopción de disposiciones legislativas que promueven medidas a favor de las mismas, excusándose en razones fiscales. Esta realidad será abordada en el Capítulo IV del informe...

Coalición colombiana contra la tortura

Sección:Derechos Humanos en Colombia

Ver informe completo

- Fuente: Tribunal Internacional.

[6COLOMBIA - Se violan los ddhh de la Infancia las 24 horas por parte de los señores de la guerra

Viernes, 11 de Diciembre de 2009 18:21

La denuncia la hace el Tribunal Internacional sobre la Infancia afectada por la Guerra y la Pobreza, señalando a los grupos paramilitares de responsables del genocidio de la infancia colombiana.

El Tribunal Internacional sobre la Infancia afectada por la Guerra y la Pobreza de la Mission Diplomatica Internacional Humanitaria RWANDA 1994, a través de su Presidente Internacional, el argentino Sergio Tapia y Fiscal Internacional de Derechos Humanos del tribunal internacional de conciencia, denuncia que en Colombia se violan los Derechos Humanos de la Infancia las 24 horas, la situación de los Derechos Humanos en Colombia es, sin duda, la peor de América Latina. Las ejecuciones extra-judiciales, la tortura, las desapariciones, destacándose la población infantil que siguió siendo víctima del conflicto armado en el 2009, en especial por el reclutamiento forzado de miles de niños y niñas, la toma de rehenes, el desplazamiento, homicidios, masacres, torturas, minas antipersonal y las consecuencias de las infracciones al derecho humanitario en contra de sus familias y comunidades.”

Los grupos paramilitares son los responsables del asesinato, de la mutilación de niños y menores en Colombia, hay que preguntarse cuántos niños muertos, masacrados y reclutados esconden los jefes paramilitares detenidos en sus declaraciones …

Cuántos niños colombianos asesinados por los paramilitares habrá sembrados en fosas comunes como NN, o cuántos arrojados a los rios de Colombia?

Nosotros sospechamos que el 10% de las victimas del paramilitarismo son infantes, las organizaciones de la sociedad civil colombiana, hablan de 60.000 victimas de los paramilitares, entonces serian más de los 2500 niños y menores masacrados que los jefes paramilitares han declarado …?

Desde casos de violencia sexual perpetrados por todas las partes del conflicto, especialmente contra las niñas, hasta la ocupación de bienes civiles, como casas privadas, escuelas y puestos de salud, pasando por la utilización de niños y niñas en actividades de inteligencia, el reclutamiento, el desplazamiento y adolescentes víctimas de ejecuciones extrajudiciales.

Hasta con amenazas a las familias para que entreguen a sus hijos para la guerra, y en otros casos con el ofrecimiento directo de dinero, se ha llevado para sus filas paramilitares a por lo menos 16 niños en el Meta.

“En lo urbano las bandas armadas reclutan menores todo el tiempo y lo que hay que preguntarse es quién está detrás de todo esto, a quiénes pertenecen y para quién trabajan estos grupos. La violencia contra la infancia en Colombia es muy alta, los grupos armados trabajan con ellos, a la vez que el conflicto social se profundizó y cada vez la idea de estar en la violencia como una vida de dinero y poder obtenido de manera fácil está más fortalecida. Vos te encontras con un niño de seis años que hace trabajos de inteligencia en los barrios o transporta armas.

Sumado al rearme de los grupos paramilitares que reclutan menores, responsables del asesinato de mas de 3.000 niños y menores colombianos, deberan ser llevados ante la Corte Penal Internacional, y acompañar los procesos de verdad y justicia de la sociedad colombiana, mi mision como fiscal internacional de derechos humanos es si no puedo detener los crimenes contra la humanidad, al menos hay que denunciarlos para que no se cometan en silencio ...

Del barrio Manacacías, en Puerto Gaitán, los paramilitares se llevaron a dos niños indígenas, tres más de otros sectores de este municipio y otros cinco fueron declarados en riesgo de reclutamiento por el autodenominado Ejército Revolucionario Popular Anticomunista (Erpac), la organización paramilitar que extiende sus tentáculos por el sur del Meta, la ribera del río Guayabero, Vichada y Guaviare.

El conflicto de los nuevos paramilitares y su reorganizacion en las zonas de frontera, con sus cultivos de coca, utilizan la infancia en sus filas criminales, lo que nosotros creemos es que ya están comprometidas las futuras generaciones de colombianos” dice Sergio Tapia.

El hambre, la desnutrición un Crimen de Lesa Humanidad contra la Infancia

En la ultima década han muerto miles de niños y niñas colombianos antes de cumplir los 5 años por falta de seguridad alimentaria, nutricional, sanitaria.

También observamos con enorme preocupación la creciente vinculación de niños, niñas y jóvenes a grupos armados ilegales surgidos después de la desmovilización de organizaciones paramilitares y bandas de narcotráfico.

Un genocidio silencioso, que hoy se profundiza por la crisis humanitaria, y que evidencia la exclusión social, el apartheid racista y el olvido que ha sufrido la infancia colombiana por parte de los actores del conflicto armado.

Finalmente, como Tribunal Internacional de Conciencia en defensa de la Infancia, llamamos a la comunidad internacional a denunciar estos Crimenes de Lesa Humanidad contra la Infancia Colombiana, y llevar a los responsables paramilitares ante la Corte Penal Internacional, bajo el cargo de culpables de Crimenes contra la Humanidad y Genocidio contra la infancia, sentencia el Fiscal Internacional del Tribunal Internacional sobre la Infancia afectada por la Guerra y la Pobreza, el argentino Sergio Tapia.

prensa latina

- Fuente: Tribunal Internacional.

[7COLOMBIA - Primera condena contra un general del Ejército por masacre de Mapiripan

Lunes, 30 de Noviembre de 2009 04:03

La condena es un avance en la lucha contra la impunidad y una esperanza para los miles de familiares de víctimas de crímenes de Estado en la búsqueda de la verdad, la justicia y la reparación integral. Después de casi dos años que Oscar Gustavo Jaimes Villamizar, del Juzgado 9º especializado de Bogotá, absolviera en primera instancia al general Jaime Humberto Uscátegui, comandante de la brigada séptima, por homicidio y secuestro agravado, en la masacre de Mapiripán, la sala penal del Tribunal Superior de Bogotá, ordenó revocar esta decisión y a cambio lo condenó como coautor por estos delitos, a 40 años de prisión y al pago de una multa de 10 millones de pesos.

El fallo se produjó como consecuencia del recurso de apelación que interpusieron la Fiscalía General de la Nación, el Ministerio Público y el representante de la parte civil, en cabeza del Colectivo de Abogados “José Alvear Restrepo”. Es decir, que todos los sujetos procesales diferentes al juzgado consideraron que la sentencia absolutoria, no correspondía a la realidad probatoria que arroja el proceso.

El Tribunal desvirtuó del fallo del juzgado 9º, “el argumento de incertidumbre que atribuyó a la función de garante del procesado”, ya que tal y como lo manifestó la Corte Constitucional al resolver la tutela sobre la competencia para juzgar a los militares involucrados éstos “tenían competencia territorial sobre Mapiripán, competencia funcional sobre la tropa y medios para enfrentar la grave violación de los derechos fundamentales de los residentes de dicho municipio. Es decir, ostentaban la condición de garantes”[1].

De tal forma, las declaraciones brindadas y debidamente respaldadas documentalmente, tanto por el comandante de las Fuerzas militares, Jorge Enrique Mora Rangel, como por el mayor general Agustín Ardila Uribe, determinaron que el general Uscátegui tenía competencia operativa y militar sobre el municipio de Mapiripán. A lo que se le suma la existencia de otras numerosas pruebas que confirman dicha facultad y la sumisión del Batallón Joaquín Paris de la séptima brigada.

Está claro que reposa en el expediente prueba abundante y suficiente para soportar la condena proferida. En gracia de discusión aún en el caso que Uscátegui no tuviera la mencionada jurisdicción, en todo caso en el marco del derecho penal, y del derecho penal internacional, esta circunstancia no excluye su responsabilidad, dado que tuvo pleno y oportuno conocimiento sobre la llegada masiva de paramilitares, y sin embargo, no realizó ninguna acción para impedirlo, ni siquiera dio aviso a otras autoridades militares, o en últimas al presidente de la República, como máxima autoridad.

Esta omisión no es de simple negligencia, sino que tendría la calidad de una omisión deliberada para permitir la materialización de los hechos, que es lo que se conoce en ámbito penal acción por omisión, para la cual el código penal establece igual pena.

Recuérdese que en el expediente hay prueba contundente de que el general Uscategui fue avisado mediante un oficio sobre la presencia de numerosos paramilitares y la inminencia de la masacre. La reacción del general fue ordenar a su subalterno cambiar los términos del oficio, lo cual efectivamente ocurrió.

Para el Colectivo de Abogados "José Alvear Restrepo", representante de las víctimas, esta condena, la primera, y la más alta impuesta contra un general del Ejército por una masacre paramilitar, es un avance en la lucha contra la impunidad y una esperanza para los miles de familiares de víctimas de crímenes de Estado en la búsqueda de la verdad, la justicia y la reparación integral.

Ella demuestra una vez más, la connivencia entre militares y paramilitares, tantas veces demostrada jurídica y facticamente, la misma que en muchos casos el propio Estado se ha dado en negar. Tal y como lo dice el Tribunal "Desde esta óptica deviene concluir que los hechos no se dieron simplemente con la contemplación y permisibilidad del estamento militar involucrado, sino con la intervención material y eficaz de la autoridad que ostentaban como se deja plasmado en el análisis del elemento probatorio incorporado al plenario". Muy a pesar, es obligación de la Fiscalía profundizar en la investigación, pues la masacre de Mapiripán fue un operativo que requirió una coordinación nacional entre paramilitares y miembros de la fuerza pública. Los aviones en que transportaron armamento y paramilitares, salieron de la región de Uraba y de un aeropuerto de total control militar, de hombres pertenecientes a la XVII brigada al mando del general Rito Alejo del Río.

No obstante la importancia del fallo, para los familiares de las víctimas, "nada, ni nadie podrá devolvernos a nuestros seres queridos, que ahora descansan en el lecho del río Guaviare".

Colectivo de Abogados José Alvear Restrepo

- Fuente: Tribunal Internacional.

[8COLOMBIA - “La ficción de que Colombia es un Estado de Derecho ya no se sostiene en Europa”

Jueves, 03 de Diciembre de 2009 08:10

Entrevista a Enrique de Santiago

Lanzan una campaña internacional en apoyo a los defensores de derechos humanos.

En Europa se han encendido las alarmas. La crisis humanitaria que arrastra Colombia como consecuencia de casi 50 años de conflicto armado interno y de guerra sucia, se agrava con la persecución por elementos estatales y paraestatales de las personas que se atreven a defender los derechos humanos. Con el escándalo destapado en abril de 2009 (1), se constató que en los últimos siete años, el principal organismo de inteligencia del Estado colombiano, el Departamento Administrativo de Seguridad (DAS), ha interceptado ilegalmente las comunicaciones de las organizaciones defensoras de los derechos humanos, de periodistas y hasta de jueces de la Suprema Corte. Directivos del DAS están acusados de colaborar con los paramilitares, de restringir las misiones internacionales de derechos humanos que visitan Colombia, de amenazar, neutralizar y restringir la labor de los defensores o de montar juicios sin fundamento en su contra.

Éste es el motivo que ha llevado a la Oficina Internacional de Derechos Humanos -Acción Colombia, que agrupa a más de 30 organizaciones de derechos humanos de diez países europeos-, a lanzar este mes de noviembre en Madrid una campaña en defensa de los derechos humanos en Colombia.

En el marco de presentación de la campaña conversamos con Enrique Santiago, Secretario General del Instituto de Estudios Políticos para América Latina y África (IEPALA) y Portavoz de la Plataforma Justicia por Colombia de España.

Entrevista con Enrique Santiago.