Portada del sitio > Hemeroteca Ecología > Argentina, Misiones: Trabajadores denuncian esclavitud y el Instituto (...)

Misiones on line
Argenpress, 19/18 de agosto de 2009

Argentina, Misiones: Trabajadores denuncian esclavitud y el Instituto Nacional de la Yerba Mate pide menos controles/Denuncian condiciones de esclavitud en secaderos de yerba [19/08/09]

Jueves 20 de agosto de 2009, por Redacción

Mientras cobraban estado público denuncias por incumplimientos laborales, el propio presidente del Inym, Luis Prietto, pidió que se atenúen los controles de Trabajo para evitar que “más gente quede afuera de la actividad”. Al tiempo que se conocían a través de varios medios de prensa dos graves denuncias referidas a supuestos incumplimientos de leyes laborales, el presidente del Instituto Nacional de la Yerba Mate (Inym) y uno de sus directores por la producción pidieron mayor laxitud en los controles que llevan adelante distintos organismos con el objetivo de verificar que se cumplan normas laborales y de seguridad.

Sabemos que hay que blanquear, pero pedimos que aflojen el pie del acelerador”, declaró ayer el propio presidente del organismo yerbatero, Luis Prietto, poco antes de ingresar a la reunión de concertación de precios.

El funcionario nacional estimó que de las 6.000 personas que trabajan en la producción, solo 4.000 están regularizados, pero advirtió que “si hay que hacer un control de quién está en blanco y quién en negro el negocio se va a parar”.

Del mismo modo que desde la industria encuentran en el congelamiento de los precios a salida de molino, un justificativo que consideran válido para explicar los incumplimientos de los valores oficiales de la materia prima que se producen en la mayor parte de la provincia, el representante de los productores Carlos Ort, justificó irregularidades en las condiciones laborales de los tareferos por los bajos precios que se pagan por la materia prima.

En declaraciones a radio Libertad, el productor pidió que se deje transportar a los tareferos como culturalmente se acostumbra en Misiones (esto es en camiones, incumpliendo las más básicas normas de seguridad), porque no alcanza el dinero para hacerlo de otra manera.

Mate amargo

Las declaraciones de los directores del Inym fueron formuladas al poco tiempo de que tomaran estado público dos graves denuncias por incumplimientos en las condiciones laborales en el sector yerbatero: una, formulada por operarios de un establecimiento industrial de Oberá, que se conoció en el programa El Periodista, que conduce Gustavo Añibarro, y la otra por un grupo de tareferos de Montecarlo.

En el caso de Oberá, fue la esposa de uno de los trabajadores quien encabezó los reclamos. Se trata de María López, quien acusó al establecimiento La Misión (que elabora la marca «Mate Rojo») de pagar casi la totalidad de los sueldos con vales que solo pueden ser usados en una despensa propiedad de la misma empresa y pagar solo una cuarta parte de las horas efectivamente trabajadas por los operarios.

Mi marido solo cobra entre 100 y 200 pesos en plata, el resto le pagan con vales que solo sirven para comprar en la cantina que tiene la empresa. Allí solo hay harina, arroz, fideos y algunos enlatados de marcas irreconocibles. Todo sale más caro y ni siquiera nos permiten ver los precios antes de comprar. Hace 20 años que no voy a un supermercado porque lo poquito que mi marido cobra en plata plata, apenas alcanza para pagar las boletas de luz y agua”, indicó.

López acusó a la «Unión de Trabajadores Rurales y Estibadores» (Uatre), gremio al que aportan los trabajadores, de “hacer oídos sordos” frente a los incumplimientos. Aseguró que los incumplimientos fueron reiteradamente denunciados ante ese sindicato.

Se quejó por la inacción de las autoridades de trabajo, tanto de la Nación cuanto de la Provincia. Desde la empresa no respondieron a los llamados de esta redacción para dar su versión de los hechos.

Tareferos denuncian estafa

Tareferos de Montecarlo denunciaron un descuento compulsivo de las asignaciones familiares y en algunos casos de la ayuda escolar que debían percibir por parte de la «Anses». Hubo descuentos que superaron los 1500 pesos. Denunciaron ser víctimas de un fraude laboral y exigen se investigue la participación de contratistas y estudios contables.

Rubén Ortiz, referente del Movimiento Social de Misiones, que investiga desde hace varios años la problemática de la explotación del cosechero de la yerba mate, destacó que tienen relevado cerca de 200 tareferos que sufrieron los descuentos.

En tanto que desde el ejecutivo del mencionado municipio, a cargo de Elba Auzmendi, adelantaron que conformarán una comisión para poder afrontar la situación de interzafra y realizar gestiones conjuntas para el reclamo de los salarios retenidos, entre otras cuestiones relacionadas a la problemática de los tareferos.

- Enlace con el original


Misiones on line
Argenpress, 18 de agosto de 2009

Argentina, Misiones: Denuncian condiciones de esclavitud en secaderos de yerba

María López, esposa de un obrero de un conocido secadero de la zona Centro denunció que en el lugar se trabaja en condiciones de esclavitud con salarios mínimos y vales de comida para gastar en los expendedores de la misma empresa. Si no aceptan, amenazan con pagarle a 30 ó 60 días, señaló al programa El Periodista, que conduce Gustavo Añibarro.

El secadero tiene al menos 150 obreros que no tienen cobertura social ni seguro contra accidentes de trabajo.

El Ministerio de Trabajo ya tomó conocimiento del caso y admite que no es el único, ya que en Andresito habría casos similares.

La Uatre, realizó inspecciones en el lugar, pero solo aplicó multas.

Los obreros de «Mate Rojo» trabajan entre doce y trece horas por día. La paga, varía según el sector en el que se trabaje, pero en líneas generales oscila entre los 3 y los 5 pesos por hora. Un buen porcentaje de este ingreso, los obreros lo reciben en “vales de uso interno”, a través de los cuáles la patronal logra montar un cínico negocio a base de la explotación. “Nos pagan con esos vales y sirven solo para comprar las mercaderías del mercadito que la empresa tiene. Ahí todo cuesta mucho más caro que afuera a pesar de la mala calidad. Una lata de caballa sale 7 pesos, es decir, mucho más de lo que cobra un obrero por hora de trabajo” relata uno de los pocos hombres que aceptaron hablar bajo absoluta reserva de fuentes, según publicó también la revista Superficie.

- Enlace con el original

(Tegucigalpa, 19 de agosto de 2009)