Portada del sitio > Hemeroteca > Breves > Analfabetismo infantil -y adulto- sobre la naturaleza y el ’síndrome (...)

David Álvarez, elventano.es, 5 junio 2016

Analfabetismo infantil -y adulto- sobre la naturaleza y el ’síndrome Disney’

Replantear la educación ambiental escolar y audiovisual

Sábado 10 de junio de 2017, por Redacción

No sólo es preocupante el desconocimiento de los niños y adultos sobre la fauna local, sino también el tipo de información que proporcionan los libros, cuentos y series infantiles, como la constante antropomorfización y asignación de roles ‘humanos’ a los mismos. Sería necesario replantearse seriamente la educación ambiental que se les está dando, sobre todo en los colegios, pero también por parte de los programadores de televisión: que tanto en las televisiones como en los colegios se les proporcionara información sobre su entorno, los animales y plantas que los rodean, y el comportamiento de los animales, sin aspavientos ni antropomorfismos. Solo así, cuando lleguen a adultos serán capaces de apreciar la belleza de la naturaleza, cruel a veces, pero hermosa tal como es. Y solo cuando la conozcan serán capaces de luchar por defenderla.

En 2013 se publicó un estudio en la revista Biological Conservation que tenía como objetivo evaluar el conocimiento que tenían los niños sobre la fauna local y la fauna exótica [1]. Para realizarlo se hicieron más de 1.000 encuestas a otros tantos niños con edades comprendidas entre los 11 y los 15 años, que estudiaban en 10 colegios de Mallorca y 6 colegios de Asturias, situados tanto en áreas rurales como urbanas. Se mostraron a los niños 10 fotografías seleccionadas entre 134 animales diferentes (34 aves, 34 peces, 33 mamíferos y 33 reptiles y anfibios), de las que la mitad correspondían a animales locales y la otra mitad a animales exóticos, y se les pedía que lo identificaran entre 5 candidatos posibles.

Los resultados fueron concluyentes: los escolares conocían mucho mejor a las especies exóticas que a aquéllas que tenían al lado de sus casas. Para ellos resultaban más familiares un tigre de Bengala o una jirafa que un gato montés o un corzo, y seguramente reconocerían a un cocodrilo del Nilo antes que a un lagarto verdinegro. La situación resulta tan grotesca que es probable que un niño de un colegio o de un instituto sea capaz de recitar de memoria el nombre científico de 5 especies de dinosaurios pero no sepa el nombre común de 5 aves.

Actualmente, la mayoría del conocimiento de los niños sobre fauna y flora lo obtienen de libros infantiles y de programas de televisión, sobre todo de dibujos animados. En este tipo de libros y películas se hace mayor énfasis en las especies carismáticas produciéndose un enorme sesgo entre los distintos grupos de animales. Baste como ejemplo que el número de referencias a los grandes mamíferos es 500 veces superior al de anfibios amenazados . Pero no sólo eso, la inmensa mayoría de documentales «serios» que se emiten en televisión están protagonizados por animales exóticos. Ya quedan muy lejos los tiempos de Félix Rodríguez de la Fuente, cuando todos los niños sabían qué era un lirón careto, un buitre leonado o un alimoche.

Estos resultados tienen una importancia trascendental, ya que seguramente esos niños cuando sean adultos se sentirán más identificados con la selva amazónica o con la sabana africana que con un hayedo, un brezal costero o un bosque de ribera, y con toda la fauna que vive en estos hábitats. Y aunque suene a tópico, el primer paso para defender algo y conservarlo es conocerlo, y difícilmente seremos capaces de conservar algo que ni siquiera sabemos que existe.

Pero desgraciadamente el problema no acaba aquí. No sólo es preocupante el desconocimiento de los niños y adultos sobre la fauna local, sino también el tipo de información que proporcionan los libros, cuentos y series infantiles. Si resulta evidente el enorme sesgo existente entre los distintos grupos de animales a la hora de figurar como protagonistas, es aún más evidente la constante antropomorfización y asignación de roles ‘humanos’ a los mismos [2].

A los animales se les reparten cualidades humanas como el valor, la traición, la maldad o la bondad, que poco tienen que ver con la realidad pero que acaban calando en los niños. Desde pequeños ellos se verán rodeados de malvados lobos, valerosos leones y tiburones asesinos que se enfrentarán a dulces cervatillos y a hienas traidoras. También se emocionarán con historias de amor, con padres amorosos y con amistades imposibles entre un depredador y sus presas. No es de extrañar que esos niños una vez que lleguen a adultos sigan aplicando esos roles a los animales que les rodean y no comprendan o no estén dispuestos a asumir que la naturaleza no es un cuento infantil.

En los últimos años han proliferado las páginas web que muestran en directo el comportamiento de muchas aves en sus nidos a través de cámaras instaladas. Como si se tratara del Gran Hermano, mucha gente se enganchó a las historias que les ofrecían estas cámaras.

( Great Horned Owl attacks Great Blue Heron in Sapsucker Woods ---Publicado 09-04-2012--- Three short videos of a Great Horned Owl attacking a female Great Blue Heron while she incubates eggs in the pre-dawn darkness on April 8 and 9, 2012. The footage was captured by a live-streaming cam that can film even in low light conditions above the Cornell Lab of Ornithology’s Sapsucker Woods Pond in Ithaca, New York. http://www.allaboutbirds.org/cornellh... The first and third clips show the owl’s approach; the second clip shows the female heron responding aggressively to the owl’s continued presence after the initial attack. The sound you hear is the heron reacting to the attacks, as well as a second heron vocalizing in response. The female heron survived without noticeable injury. The cam provides a 24/7 view of the lives of these wild birds during the nesting season, including challenges from predators. Although Great Horned Owls have been known to take Great Blue Herons as prey, in the great majority of cases they eat smaller mammals like rodents, hares, and rabbits. To view live during the nesting season, go to: http://www.allaboutbirds.org/cornellh...)

(When chicks featured on a bald eagle cam in North Fort Myers, Fla., weren’t getting much to eat, some viewers tossed a roast into their nest. ---Southwest Florida Eagle Cam)

(In 2013, bald eagles in North Fort Myers, Fla., brought a UFO, or “Unidentified Food Object,” into their nest. ---Southwest Florida Eagle Cam)

(AEF’s "Eagle Nest Cam" #1 (PTZ) - Águila calva)

En alguno de esos nidos se observaron comportamientos que no podían explicarse desde una ‘óptica humana’. Se empezaron a ver casos de infanticidio, de hermanos mayores que mataban a sus hermanos menores, casos de madres negligentes que no cuidaban a sus hijos, o águilas que alimentaban a sus pollos con lindos gatitos [3]. Todos estos comportamientos están documentados en la literatura científica, y tienen una explicación biológica. Pero esas explicaciones no eran suficientes para una ‘mentalidad Disney’ y empezaron a darse casos de vandalismo en algunos nidos de los que se conocía su ubicación y mensajes amenazantes a las personas que habían instalado esas cámaras.

Sería necesario replantearse seriamente la educación ambiental que se les está dando a los niños, sobre todo en los colegios, pero también por parte de los programadores de televisión. Con esto no quiero decir que no se deban contar cuentos a los niños, o que no se pueda disfrutar de la fantasía o hacer volar la imaginación, pero sería necesario que tanto en las televisiones como en los colegios se les proporcionara a los niños información sobre su entorno, sobre los animales y plantas que los rodean, y sobre el comportamiento de los animales, sin aspavientos ni antropomorfismos.

Solo así, cuando lleguen a adultos serán capaces de apreciar la belleza de la naturaleza, cruel a veces, pero hermosa tal como es. Y solo cuando la conozcan serán capaces de luchar por defenderla. Y ya de paso, no estaría mal que la prensa, tan dada al sensacionalismo, dejara de manipular la información y buscar el morbo, porque últimamente ya vamos servidos.

David Álvarez

21 Comer o ser comido

(Publicado 28-02-2017) El Dr. David Álvarez, mediante un experimento en cautividad, ha demostrado que los espinosos adaptan su defensa ante las garzas en función de la velocidad del agua en la que viven. Alberto Redondo Documentales.

(10 de junio de 2017)


[1

JPEG - 16.4 KB
Biological Conservation
Volume 159
March 2013

Holding up a mirror to the society: Children recognize exotic species much more than local ones

Meritxell Genovart a, Giacomo Tavecchia a, Juan José Enseñat a, Paola Laiolo b

a Institut Mediterrani d’Estudis Avançats IMEDEA (CSIC-UIB), Miquel Marquès 21, 07190 Esporles, Mallorca, Spain

b Unidad Mixta de Investigación en Biodiversidad (CSIC-UO-PA), Universidad de Oviedo, Campus de Mieres, 33600 Mieres, Spain

Received 16 July 2012, Revised 18 October 2012, Accepted 22 October 2012, Available online 29 January 2013.

https://doi.org/10.1016/j.biocon.2012.10.028

Abstract

From childhood to adulthood we receive a lot of information on animal key species with a high charismatic value. Flagships species are also frequently used to raise awareness, stimulate conservation and to increase political support for conservation issues. Since flagship species do not, in many cases, represent the local ecological community, there is the risk that exotic species are more readily identified than local ones and this could be problematic, as knowledge is critical to promote conservation. Conservation is especially crucial on islands, where populations may be more prone to extinctions than in the mainland, and where isolation may favor endemism. To test the hypothesis that exotic species are better known than local ones, we surveyed high school children in the Balearic Islands, a biodiversity hot spot for conservation priorities. We quantified children’s knowledge of native and exotic vertebrate groups by using a computer-aided multiple choices questionnaire. We found that exotic species are better known than local fauna, even when local fauna is broadly common or of greater conservation concern. We also found strong differences in knowledge between different vertebrate groups: the best known were mammals whereas fishes were the least known. Surprisingly, even if less known than mammals, local amphibians and reptiles were better known than exotic ones. Children’s poor knowledge on the local fauna in relation to other exotic vertebrates may lead them to associate wildlife and its conservation with exotic species. We suggest increasing efforts on environmental education and focussing on direct experience of children in their local environment to increase their knowledge of the local fauna, and engage their interest in their own natural world.

Highlights

► Flagship species appear to lead awareness, money, attention and knowledge.

► Knowledge of local fauna is crucial to promote conservation, especially on islands.

► We quantify children’s knowledge on native and exotic vertebrates in the Balearic Islands.

► Exotic species, especially mammals, are much better known than local fauna.

► If we are to protect local fauna we should engage children’s interest in their own natural world.

Keywords

Conservation; Biodiversity; Children; Islands; Native species; Balearic Islands

Biological Conservation

Volume 159, March 2013, Pages 484-489

[2Federico Guillén Salazar, director científico del Estudio de la situación actual de los parques zoológicos en España denomina ’síndrome de Walt Disney’ a la imagen que nos ha inculcado “la factoría Disney” de que los animales son todos buenos e inofensivos, y que por tanto se les puede tocar sin que nos hagan daño: antropomorfización que distorsiona la percepción que sobre los animales tenemos y es responsable de buen número de agresiones y accidentes con ellos relacionados.

[3

(A live web stream of an eagle nest in Pittsburgh broadcast this video of bald eagles feeding a cat to their eaglets. It is not graphic, but some may find it upsetting ---PixController, Inc.).