Portada del sitio > Hemeroteca Ecología > 12 de octubre: día de la ¿“raza”? ¿Quién pagará estas ofensas? [11/10/09]

Argenpress cultural
10 de octubre de 2009

12 de octubre: día de la ¿“raza”? ¿Quién pagará estas ofensas? [11/10/09]

Domingo 11 de octubre de 2009, por Redacción

¿Quién pagará estas ofensas? ¿Cuándo? ¿Cómo? ... Porque ya es hora de ir pagando, ¿no? ¡Día de la “raza”! ¡¡¿Hasta cuándo?!!

Vinimos aquí por servir a Dios y Su Majestad y también por haber riquezas

Bernal Díaz del Castillo, "Historia verdadera de la Conquista de la Nueva España", 1575.


Naturalmente vagos y viciosos, melancólicos, cobardes, y en general gentes embusteras y holgazanas. Sus matrimonios no son sacramento, sino un sacrilegio. Son idólatras, libidinosos y sodomitas. Su principal deseo es comer, beber, adorar ídolos paganos y cometer obscenidades bestiales. ¿Qué puede esperarse de una gente cuyos cráneos son tan gruesos y duros que los españoles tienen que tener cuidado en la lucha de no golpearlos en la cabeza para que sus espadas no se emboten?
Gonzalo Fernández de Oviedo y Valdés, "Historia general y natural de Las Indias", Siglo XVI.


Vuestra Majestad tenga entendido que conviene que los indios amen a los españoles, y a falta de amor, los teman.”

Cartas de Marroquín, 1539.


Ningún indio sin licencia puede andar vestido de paño ni al uso español, ni tener espada ni andar a caballo”.

Ordenanza de 1625 para los indios de la Verapaz, capitanía General de Guatemala.


Este Congreso constituyente nombra a los venerables curas párrocos por tutores y padres naturales de los indígenas, excitando su ministerio de caridad a favor de esta clase inocente, abyecta y miserable”.

Artículo 68 de la Constitución de la República del Ecuador de 1830.


No hemos heredado de ese pueblo primitivo ni una palabra de su precario idioma, ni aun un recuerdo benévolo de nuestros mayores, españoles, criollos, jesuitas o militares, que invariablemente los describieron como sus enemigos, en un choque que duró más de dos siglos y los enfrentó a la sociedad hispanocriolla que sacrificadamente intentaba asentar familias y modos de producción, para incorporarse a la civilización occidental a la que pertenecemos”.

Julio María Sanguinetti, ex presidente de Uruguay.


El indio seguirá, por décadas y por siglos, creyendo en muchos dioses, temiendo muchas fuerzas sobrenaturales y poderes humanos individuales, sin mayores ambiciones ni aspiraciones que lo estimularan a salir del estado de marasmo en que se mantiene. El indígena se convirtió en un lastre para el desarrollo social, económico y cultural de los países latinoamericanos”.

Instituto Indigenista Nacional Guatemalteco, 1969.

- Fuente: Argenpress cultural